Cabecera de Calanda
Inicio Eventos Reseña
histórica
Datos
económicos
AgroTienda Rutas Lugares
naturales
Bienes de
interés cultural
Galería de
imágenes
Servicios
públicos
 

Bienes de interés cultural de Calanda

Patrimonio Cultural de Aragón
Ruta del Tambor y del Bombo
Gran Enciclopedia Aragonesa
 
Arzobispado de Zaragoza
SIPCA Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés
   
La Ginebrosa (Teruel)
Foz-Calanda (Teruel)
BIC
La Codoñera
La Codoñera (Teruel)
Andorra (Teruel)
   
   
   
   
   
   
Centro Buñuel
Ruta del Tambor y del Bombo
 

Castillo fundado por musulmanes y ocupado en 1169 por Alfonso II, con Aguaviva, Castellote y Cuevas de Cañart.

El castillo perteneció a los Alagón hasta que éstos cambiaron Calanda a la orden de los Calatravos por terrenos en Valencia en el siglo XIII, perteneciendo a ellos hasta la abolición de los señoríos.

El castillo fue destrozado en 1838 en las guerras carlistas, aunque aún podía observarse su extensión y solera. Hoy conserva una parte de muro de su planta alargada e irregular.

Se accede mediante una rampa y el solar donde se encontraba está cerrado ya que se han realizado excavaciones arqueológicas presentando suelos, un aljibe para la recogida de agua, escaleras...

 
 
Portal-capilla de San Roque
capilla de San Roque de Calanda (Teruel) La fachada posterior, abierta a un patio, destaca especialmente por la articulación de la apertura de la planta superior mediante una galería abierta por seis arcos escarzanos apeados sobre columnas de fuste liso y capitel dórico.

El acondicionamiento reciente del edificio para albergar el Centro Buñuel Calanda ha supuesto una profunda transformación de las estructuras interiores.

 
 
Casa Allanegui
Casa solariega de grandes proporciones y tres plantas. La superior está formada por logia de tipo aragonés, con once arcos de medio punto, ciegos de origen los números uno, cuatro, ocho y once, componiendo un ritmo simétrico. Esta galería se prolonga en la fachada lateral. La planta baja es la única de sillería, ya que el resto del edificio es de ladrillo, y tiene una portada con arco de medio punto. En el primer piso se abren balcones de hierro con el hueco enmarcado en piedra; otro tanto se puede decir de las fachadas laterales, en las que algún balcón ha sido cegado. Corona la fachada un alero con varios vuelos.
 
 

El denominado antiguo Convento de los Padres Dominicos en Calanda es una gran construcción exenta situada en lo alto de un promontorio en la parte sudoriental de la localidad con una dilatada historia constructiva.

El edificio conventual presenta fábrica de mampostería reforzada por un cajeado ortogonal de ladrillo del mismo tono que el rejuntado de la piedra, de manera que toda la construcción adquiere un aspecto monócromo.

La composición de las fachadas, muy sobrias, se basa en la seriación rítmica de vanos recercados en ladrillo, algunos de los cuales están cegados. Así mismo, se aprecian dos óculos en el hastial de la iglesia.

Los tres accesos al edificio se sitúan en la fachada principal a la plaza Manuel Mindán Manero, se abren en arco de medio punto y sobre el central, que es de mayor tamaño que los laterales, se sitúa una hornacina hoy vacía.

El interior de este edificio se encuentra bastante transformado respecto a la construcción inaugurada en 1912. De hecho, sólo se conserva su configuración original en planta, desarrollada en torno a un claustro central de planta cuadrada con un aljibe en el centro del espacio abierto, que aparece delimitado por cuatro pandas de cinco tramos cubiertas con bóvedas de arista.

Cada panda se abre al espacio central por medio de cinco arcos de medio punto, actualmente cerrados por medio de unas carpinterías modernas. Incluso la iglesia de una nave y con testero recto, cubierto con una bóveda de crucería al igual que los tres tramos restantes, ha sido rehabilitada como salón de actos.

La sacristía se comunica todavía con la iglesia y tal vez sea de uno de los espacios menos transformados de todo el conjunto.

El edificio conventual presenta fábrica de mampostería reforzada por un cajeado ortogonal de ladrillo del mismo tono que el rejuntado de la piedra, de manera que toda la construcción adquiere un aspecto monócromo. La composición de las fachadas, muy sobrias, se basa en la seriación rítmica de vanos recercados en ladrillo, algunos de los cuales están cegados. Así mismo, se aprecian dos óculos en el hastial de la iglesia.

Los tres accesos al edificio se sitúan en la fachada principal a la plaza Manuel Mindán Manero, se abren en arco de medio punto y sobre el central, que es de mayor tamaño que los laterales, se sitúa una hornacina hoy vacía.

El interior de este edificio se encuentra bastante transformado respecto a la construcción inaugurada en 1912. De hecho, sólo se conserva su configuración original en planta, desarrollada en torno a un claustro central de planta cuadrada con un aljibe en el centro del espacio abierto, que aparece delimitado por cuatro pandas de cinco tramos cubiertas con bóvedas de arista. Cada panda se abre al espacio central por medio de cinco arclo conforma el voluminoso edificio del convento propiamente dicho, construido en mampostería con sillares de refuerzo y en el que destaca la presencia de un gran templo barroco, un claustro procesional y un compacto bloque transversal con las sobrias celdas de los frailes.

Exteriormente predomina el macizo sobre el hueco, dando una imagen compacta que potencia su monumentalidad. El edificio se caracteriza también por la sencillez de sus líneas y geometrías, dando lugar visualmente a un gran volumen prismático con predominio de la horizontalidad, donde destaca en el lado occidental la presencia del volumen sobresaliente de la iglesia con su cúpula.

Además contaba con todas las dependencias necesarias para la vida de la comunidad de religiosos como la biblioteca, la sala capitular, el refectorio, la cocina, la enfermería, las bodegas, el molino, la nevera, la fuente... incluso todavía quedan en pie dos ermitas en alto, desde las que se divisan todos los campos que rodeaban y abastecían al convento.

Este conjunto, emplazado en un lugar aislado y escarpado de gran interés paisajístico, fue definitivamente abandonado en 1836 a causa del proceso desamortizador de Mendizábal y desde entonces está en manos privadas.

 

El núcleo central lo conforma el voluminoso edificio del convento propiamente dicho, construido en mampostería con sillares de refuerzo y en el que destaca la presencia de un gran templo barroco, un claustro procesional y un compacto bloque transversal con las sobrias celdas de los frailes.

Exteriormente predomina el macizo sobre el hueco, dando una imagen compacta que potencia su monumentalidad. El edificio se caracteriza también por la sencillez de sus líneas y geometrías, dando lugar visualmente a un gran volumen prismático con predominio de la horizontalidad, donde destaca en el lado occidental la presencia del volumen sobresaliente de la iglesia con su cúpula. El resultado es un conjunto con predominio de la simplicidad y sobriedad.

Además contaba con todas las dependencias necesarias para la vida de la comunidad de religiosos como la biblioteca, la sala capitular, el refectorio, la cocina, la enfermería, las bodegas, el molino, la nevera, la fuente... incluso todavía quedan en pie dos ermitas en alto, desde las que se divisan todos los campos que rodeaban y abastecían al convento.

Este conjunto, emplazado en un lugar aislado y escarpado de gran interés paisajístico, fue definitivamente abandonado en 1836 a causa del proceso desamortizador de Mendizábal y desde entonces está en manos privadas.

 
 
Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza
Parroquial. Construcción barroca, de ladrillo y cantería. Tiene tres naves de seis tramos, de los cuales el último está destinado a la cabecera. Las cubiertas de la nave central son bóvedas de medio cañón con lunetos y las de los laterales, bóveda de arista. Destacan los estucos finamente labrados, con la delicadeza del rococó. En el exterior es de reseñar la ausencia de campanario, que está sustituido por una espadaña. Las tres naves se escalonan, apareciendo el juego de contrafuertes de la principal sobre la cubierta de los laterales. La portada se abre en el lado del evangelio, inacabada y bajo un arco cobijo.
 
 
Ermita de Santa Bárbara
Edificio que presenta dos cuerpos, el primero de los cuales es un atrio con tres arcos en la fachada y otros tres en cada lado, más amplio el central que los laterales. Toda la arquería es de piedra sillar. Sobre el atrio se levanta una planta de ladrillo y trabajo mudéjar, con un gran balcón, coronada por un frontón en cuyo centro aparece un óculo y , en lo más alto, una espadaña. A los lados hay dos huecos cegados. El segundo cuerpo es en sí la ermita, de tapial con los ángulos reforzados con cantería, contrafuertes y pequeños huecos de luz. A la derecha de la ermita se levanta la casa del ermitaño, de dos plantas.
 
 
Ermita de San Blas
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La catalogación y mantenimiento de los bienes de interés cultural (BIC) son competencia de la Comunidad Autónoma de Aragón. La Diputación General de Aragón ha catalogado los BIC y ha creado un sitio web donde los presenta (patrimonioculturaldearagon.com/).

En esta página se han relacionado todos los bienes de interes cultural catalogados de Calanda y además se han incluido los no catalogados que se consideran de interés.